Por: Jorge Gutiérrez Sanjur

Perú albergará la próxima Cumbre de las Américas de 2018, anunció el gobierno panameño. La sede fue escogida durante las deliberaciones de los mandatarios este sábado 11 de abril.

Será la octava edición de la cita que regresa a Sudamérica en poco tiempo. Cartagena, Colombia, albergó la quinta versión en el 2012. El presidente Ollanta Humala logró llevarse el encuentro trianual a su país.

La séptima Cumbre, la panameña, vio varios momentos históricos y curiosos, especialmente cuando los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama y de Cuba, Raúl Castro, se dieron un apretón de manos, en señal de que la crisis entre ambos países está terminando. Obama prometió pedir al congreso levantar el embargo y establecer una embajada en la isla.

Castro, en su intervención de las plenarias de la Cumbre, dijo en broma que le tocaban 48 minutos para hablar, ya que Cuba estuvo ausente de las 6 cumbres anteriores y esta vez le correspondía unos 8 minutos.

Pero Castro no fue el único presidente con el que Obama tuvo un encuentro histórico. Nicolás Maduro, de Venezuela, se encontró con él en un pasillo, y según el venezolano, hablaron cerca de 10 minutos. “Nos dijimos las verdades”, expresó el Mandatario suramericano.

Maduro también dejó su huella en Panamá. Recién llegado al país, al aeropuerto Panamá Pacífico, un sitio que antes era la base aérea de Howard, la más importante del enclave estadounidense cuanto sus tropas estaban acantonadas en Panamá, fue manejando su propio vehículo blindado al corregimiento de El Chorrillo, en donde dejó una ofrenda floral en el monumento a los mártires de la invasión norteamericana del 20 de diciembre de 1989 y dijo algunas palabras de apoyo a quienes perdieron familia y amigos en esa tragedia nacional. Luego fue a San Felipe, donde estuvo en el monumento a Simón Bolívar.

Todo esto, sin dejar por fuera que al salir de la primera plenaria en Atlapa, usó un doble para despistar a la prensa local y extranjera que lo esperaba. Luego, se subió a su vehículo en el asiento del conductor y se fue del lugar.

Evo Morales, de Bolivia, jugó fútbol, como hace cuando va de gira a los países. Su equipo ganó 12 goles a 0 a un combinado nacional, dentro del cual estaban los dirigentes del Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs), Saúl Méndez y Genaro López. Ante, estuvo en Colón, visitando la escuela que lleva el nombre de su país.

Obama, por su parte, visitó por primera vez el Canal de Panamá, y su despliegue de seguridad fue como siempre, blanco de comentarios de todo tipo. La atracción fue su vehículo blindado, apodado “La Bestia” y el famoso “Air Force One”.

En tanto, en las plenarias de la Cumbre, no faltaron las reacciones por las negociaciones de Cuba y Estados Unidos, las declaraciones contra el imperialismo y neoliberalismo y las expresiones de solidaridad por las inundaciones en Chile -razón por la que la mandataria de ese país, Michelle Bachelet, se ausentó de la reunión histórica- entre otras palabras que causaron reacciones diversas, sobre todo en las redes sociales.

Con información de la agencia AP

2