El 20 de diciembre de 1989 el ejército de Estados Unidos invadió Panamá en lo que denominaron “Operation Just Cause” (Operación Causa Justa) con el argumento de capturar al dictador Manuel Antonio Noriega, jefe de las Fuerzas de Defensa de Panamá, quien era requerido por la justicia estadounidense por los delitos de extorsión y narcotráfico.

   

Hace 30 años, el 20 de diciembre de 1989 el ejército de Estados Unidos invadió Panamá.

La operación militar incluía atacar simultáneamente 18 puntos a lo largo de todo el país, aunque principalmente en las ciudades de Panamá y Colón.

El objetivo principal declarado por EEUU era capturar al dictador Manuel Antonio Noriega, neutralizar los frentes de los Batallones de la Dignidad y desmantelar las Fuerzas de Defensa. Noriega, que fue un importante colaborador de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), para fortalecer sus operaciones en la región centroamericana.

Los estadounidenses dispusieron de 26 mil soldados de las unidades de élite, de los comandos navales, del ejército y la 82.ª División Aerotransportada para la invasión a Panamá.

Durante el operativo, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos utilizó armamento de última generación contra un ejército poco equipado una población civil totalmente indefensa.

A pesar de la alta tecnología y supuesta precisión del armamento estadounidense, se produjeron numerosas muertes civiles al ser alcanzados muchos edificios no militares. El Chorrillo fue incendiado y masacrado ya que ahí estaba ubicado el cuartel central de las FFDD, provocando un indeterminado número de muertos y el desplazamiento de alrededor de 2200 familias.

Mientras tanto en la base militar de Clayton, Guillermo Endara, Ricardo Arias Calderón y Guillermo Ford, juramentaban como presidente y vicepresidentes de un país que durante las tres semanas siguientes vivó el caos, el miedo y la incertidumbre.

 

30 años después, la herida sigue abierta…

 

Desde entonces ningún gobierno ha asumido la deuda pendiente con las víctimas que cayeron en la invasión. ¿Cuántas fueron? ¿En qué circunstancias? Ni siquiera hay una versión oficial de lo que pasó. Los libros de historia no registran este capítulo amargo e inconcluso para las nuevas generaciones que no saben que esto ocurrió.

No ha habido interés en reclamar diplomáticamente 9 mil pies cúblicos de cajas de documentos e información sobre Panamá y Noriega.

Apenas en el 2017 se crea la “Comisión 20 de diciembre de 1989” y el año pasado, se declara por primera vez esa fecha como “día de reflexión nacional”. Más recientemente la diputada suplente Walkiria Chandler presentó una propuesta de ley que pide declarar de una vez y por todas el 20 de diciembre como día de duelo nacional.

La invasión del 20 de diciembre de 1989 es un trágico, pero importante capítulo de nuestra historia que no puede ser ignorada. No es un invento ni una exageración.

Por eso presentamos información, documentos, artículos, datos y entrevistas para proponer una conversación alrededor de este hecho que marca un antes y un después en el imaginario cultural y la memoria de nuestro país.

 

 

TVN INVESTIGA – 20.12.89: La Herida Abierta

Entrevistas

Fuerzas Especiales de EEUU revelan tácticas empleadas en la Invasión

La invasión vista desde el arte

‘Dejen que se quemen’, recuerdo de la Invasión de un bombero y un doctor

El rock que sacó a Noriega de su escondite

 

El 24 de diciembre de 1989, Manuel Antonio Noriega se refugió en la Nunciatura de la Iglesia Católica. El ejército estadounidense estaba removiendo cielo, mar y tierra para encontrarlo. Al darse cuenta de su escondite, enfrentaron un difícil problema. La Nunciatura era territorio de El Vaticano, y no podían ingresar sin autorización.

Así que iniciaron la Operación Nifty Package, que consistió en atacar, no con bombas ni balas, sino con Rock and Roll a todo volumen para presionar al dictador panameño.

Fueron 88 canciones.
Aquí puedes escuchar el playlist completo.

Hechos relevantes antes, durante y después de la Invasión a Panamá

“El colectivo de periodistas Concolón trabajó en conjunto con la Comisión 20 de Diciembre de 1989 en el especial Duelo: Memorias de una Invasión. Este especial multimedia consta de crónicas sobre la Invasión, mapas del ataque e ilustraciones de artistas nacionales e internacionales. Fue acreedor a tres premios, incluyendo el Gran Premio del Fórum de Periodistas.”